El maní argentino como protagonista en los destinos más exigentes

El maní argentino como protagonista en los destinos más exigentes

Para el sector exportador de maní, Anuga es una de las ferias más importantes del calendario. Los socios de la Cámara Argentina del Maní (www.camaradelmani.org.ar), asisten aprovechando la visibilidad que esta “vidriera hacia el mundo” les brinda. Año tras año, desde aquel que asiste por primera vez hasta quienes mantienen más de dos décadas de presencia en este evento, se encuentran con nuevos potenciales clientes e infinitas posibilidades de descubrir nuevas aplicaciones, tendencias y sinergias.

Con exportaciones a más de 80 países en el mundo y una facturación cercana a los US$1000 millones anuales, el maní representa el 1% de las exportaciones argentinas. Compuesto en su mayoría por empresas familiares, el sector exporta el trabajo de 12.000 familias, donde el compromiso del uno con el otro se ve reflejado en el producto de clase mundial que cada una de ellas obtiene.

Una de las claves que permite esta feria es reunirse con la mayoría de los clientes en cuatro días, cosa que de otra manera podría llevar tres o cuatro meses viajando por el mundo, más un costo que lo haría inviable. En este sentido, la Cámara Argentina del Maní (CAM) trabaja junto a entes nacionales y provinciales (la Aaici, ProCórdoba, entre otros) para que sus asociados, empresas y cooperativas de diversos tamaños, puedan sacar provecho de estas oportunidades comerciales, favoreciendo sus exportaciones.

Gracias al apoyo que brindan estas agencias públicas tanto en lo económico (costos de stand, pasajes y/o alojamiento), como en lo logístico (armado y operatoria en los días de feria) se hace posible que pymes y grandes empresas puedan alcanzar mercados internacionales en un menor tiempo.

Las acciones de promoción son una parte del recorrido exportador de las empresas, que debe ser considerado como una política de Estado, con visión de largo plazo, debido a la importancia estratégica que tienen. Estas acciones ofrecen la posibilidad de hacer negocios con parte del producto en destino, afianzar vínculos comerciales, generar nuevos, conocer tendencias, capacitarse, entender cómo nos ve el mundo y qué valora de los productos argentinos. Para esto, las empresas deben prepararse y recorrer un camino con varios puntos para ser exportador.

Exportar no es fácil para ninguna empresa. Se necesitan preparación, asesoramiento y adaptarse a los distintos mercados. Requiere constancia y paciencia. Es un camino de largo plazo que trae muchas satisfacciones para las empresas, como diversificar riesgos, generar trabajo de calidad y optimizar recursos.